Episodio #102

El condimento de la fotografía

Salt & Pepper Minimalistic Delicate Logo
O ESCUCHALO acá mismo en la web

Hoy vamos a hablar de edición, de edición fotográfica. Pero no de ningún software en particular, ni ninguna técnica, ni nada puntual.

Quiero hablar sobre algo que estoy viendo cada vez más seguido y que es que hay gente que toma la edición como una forma de compensar lo que creen que es alguna falencia que tienen. Para mí no es la función de la edición, pero bueno, debatamos un poquito.

Esto es Aprendo Fotografía, mi nombre es Javi González, y este es el episodio número 102. Episodio 102 de la octava temporada.

Estoy un poco oxidado, podríamos decir, porque hace bastante que no grabo, pero contento, contento de volver a grabar, contento con ganas de volver a retomar este proyecto del podcast, que en realidad nunca se interrumpió, pero bueno, la frecuencia fue variando.

Llegamos a tener un tiempo que grababa todos los días, o casi todos los días, y después tiempos donde por meses no grababa. Sepan disculparme, esto para mí es un hobby, es una forma también de desenchufarme, me encanta hacerlo, pero bueno, no siempre puede ser con la frecuencia que uno quisiera. Así que, bueno, hoy vamos a hablar de edición, pero como les decía, no de una técnica, no de un software o una aplicación o lo que sea. Para eso tengo el canal de YouTube, que si no lo conoces, podés meterte abajo, acá en las notas del programa, te dejo un enlace.

En YouTube tenemos un canal que tiene no muchos videos, pero sí me llamó mucho la atención, la repercusión, la cantidad de comentarios, la cantidad de palabras lindas que me han dejado. Así que bueno, si no lo conoces te invito a que te metas. ¿De qué quiero hablar hoy? Nada que ver con nada técnico de la edición.

Todo lo contrario, más que nada, para divagar un poco sobre cuál es la función de la edición en la fotografía. Todo esto nació de un comentario en el grupo de Telegram de Aprendo Fotografía, en el cual uno de los integrantes compartió su perfil de Instagram y pidió opiniones sobre sus fotos. Inició la conversación aclarando que utiliza una cámara compacta, que es la cámara que tiene de momento, y como resaltaba como que era un punto débil esto, y que tampoco tenía actualmente posibilidad de realizar ningún curso de fotografía ni nada. Entonces, como que iba haciendo su trabajo de forma autodidacta, y la consulta que tiró por el grupo fue puntualmente respecto a la edición.

Y yo después, charlando un poco con él y dándole lo que era a mi parecer sobre sus fotos, lo que más me llamó la atención fue que entendí como que él buscaba en la edición compensar o suplir las falencias que podía llegar a encontrar tanto en su equipo como capaz en alguna falta de técnica. Y esto no es puntual de esta situación. Ya lo vengo viendo desde hace tiempo, donde el tema de la edición es como que mucha gente se va de mambo con la edición.

Como que hace lo que yo considero, porque esto también puede llegar a ser una opinión personal, ediciones que pueden quizás ser algo exageradas. ¿Por qué no decirlo? Entonces, todo esto podría llegar a encuadrarse. Me van a decir, no, bueno, es el estilo de cada uno. Eso es verdad, es cierto. Pero yo creo, y un poco en esta situación, así me lo dejo saber, que era una forma de compensar, de compensar lo otro. El capaz de compensar lo que él cree que se está perdiendo por un equipo mejor, o por no conocer alguna que otra técnica, o no dominar al 100%, alguno que otro aspecto de la fotografía.

Entonces, esta pregunta que salió en el grupo de, ¿está bien o le estoy metiendo mucha edición? Me hizo pensar, y la verdad, la vez pasada es como que me quedó dando vueltas en la cabeza. Quería grabar el podcast y no tenía tiempo, no podía. Bueno, ustedes saben cómo es esto. Y es como que lo relacioné en su momento con la cocina, con el cocinar.

A mí me gusta cocinar. No sé cocinar. No, o sea, soy de los que prueban, improvisan y ven qué onda. Pero lo relacioné con la cocina. Por eso la caratura del podcast es lo de la sal y la pimienta. Porque esto de mucha edición o poca edición no es una cosa que la podamos medir así. Es como si yo digo, ¿te gustó la comida? O tiene mucho condimento o tiene poco condimento. Puede pasar que la comida tenga poco condimento o tenga mucho condimento.

Pero más allá de eso, cuando uno cocina, tiene que saber qué condimento se elige. Más allá de si le pongo mucha sal o poca sal. O mucha pimienta o poca pimienta. ¿Por qué? ¿Por qué hay otros condimentos? Y no sólo es esto, también es cómo interactúan unos con otros. O sea, no porque yo conozca o tenga en mi cocina cierta cantidad de condimentos, los tengo que usar a todos. ¿Por qué me estoy yendo por el lado de la cocina? Está diciendo este, está re… Pero no, es verdad. Fíjense, fíjense que tiene todo mucho sal. Tiene todo sentido. En la edición pasa esto. ¿Por qué? Porque he dado muchos cursos de edición. Y, por ejemplo, Lightroom, al costado, a la derecha, un montón de paneles. El panel básico, el de curvas, el de detalle. Bueno, ustedes lo conocen. Un montón de paneles.

Y cuando iniciamos siempre estos cursos, veo que los alumnos quieren entrar en uno por uno cada uno de los paneles y hacer alguna modificación. Es como que si yo entré a editar una foto y no usé todos los paneles, estoy haciendo algo mal. Y no es así. No es así. Lo mismo pasa con la edición, lo mismo pasa con la comida, con la cocina. Yo no tengo que usar en todas las comidas todos los condimentos. Porque no, primero que si no sabrían todas iguales. Un poco de esto pasa con las fotos.

No todas las fotos van a necesitar los mismos ajustes. Y cuando me pongo a pensar en esto, creo que me autorrespondo a la pregunta. Esto pasa porque mucha gente encuentra en la edición una forma de esconder o distraer la atención de lo que es realmente la foto. Casos en los que fotos que realmente no dicen mucho, no tienen un mensaje claro, no tienen un sujeto definido, es como que hay mucha mucha confusión, mucha mezcla, pero capaz tienen los colores así que te explotan. Explotan los ojos y claro, podemos decir, no, bueno, para, es la forma que tiene fulano de tal de editar sus fotos, así con esos colores súper vibrantes, intensos, mucho contraste, los ojos que se te salen de las cuencas, pero más allá de eso, no tiene por qué ser siempre, siempre así. Y si es así, tiene que ser una decisión, no, no tiene que ser una cuestión de que lo hago para esconder, que capaz la foto no dice nada. Tiene relación, para mí tiene mucha relación con la comida. ¿Qué quieren que les diga? Tiene mucha relación con la comida. De vuelta, una foto bien hecha, una foto sin mucha complicación, con un sujeto claro, con un fondo que no compita, con un mensaje que no haya que explicarlo mucho, que se entienda.

Esa foto con poco y nada de edición, y me animo a decir con nada, ¿no? Pero bueno, digamos que una edición súper básica, esa foto funciona, esa foto es un golazo. ¿Por qué? Porque tiene lo que tiene que tener. Tiene ese sujeto claro, tiene ese mensaje que es fácil de leer, fácil de digerir. De digerir, ¿vieron? Pero, y lo mismo puede pasar con la comida. Si yo elijo una comida con unos buenos ingredientes bien combinados, no necesito meterle de todo. ¿Por qué? Porque esos buenos ingredientes, si combinan bien y si están bien, y está bien confeccionado el plato, es suficiente. Seguramente, un condimento bien elegido le va a hacer mucho mejor.

Y eso creo que es lo que tiene que hacer la edición. Mejorar algo que ya es bueno. No tenemos que pensar que con la edición vamos a salvar lo que es un mal plato. Es como si cociné y me salió una comida espantosa y le pongo una tonelada de salsa tabasco para esconder todos los sabores. Y sí, ok, o sea, capaz que me lo puedo comer, pero a todo le voy a poner esa cantidad exorbitante de salsa tabasco. Y probablemente no, porque no es lo que debería hacer, porque estoy tapando todo.

Y un poco de esto creo que pasa. El problema de raíz es que mucha gente cree que la edición es mover perillitas. Es ir para la derecha, taca, taca, taca, con los deslizadores, con las rueditas, con lo que sea. Ir para… ir y darle en el contraste, sí, más contraste. Saturación, sí, obvio, más saturación. ¡Pum! ¿Qué se yo? No sé, los negros. ¡Pum! Y claro, los ojos que se te empiezan a salir de las cuencas. Y no logras un resultado, primero, para nada natural. Y segundo, que acompaña incluso lo que debería querer transmitir esa foto. La edición debería nacer de una pregunta muy simple y a su vez muy difícil de responder, que es. ¿qué le falta a esta foto? O. ¿qué cosa no está del todo bien? ¿Y la puedo corregir en edición? Capaz que sí, capaz que no.

Si no la puedo corregir en edición, no debería forzar las cosas para intentar hacerlo, porque no lo voy a lograr. Si sí lo puedo hacer, bueno, el primer paso ya lo di, que es saber qué es lo que está mal, qué es lo que le está faltando, qué es lo que es corregible. Después estará en saber cómo hacerlo, ¿no? Capaz alguien tiene la capacidad de darse cuenta que tal o cual aspecto no está bien, pero no tiene el conocimiento técnico para lograr corregirlo, salvarlo.

Puede pasar también. Pero lo más importante es saber qué quiero hacer con la edición. Olvidarse un poco también de estas recetas que sirven para todo. Estoy harto, pero harto, harto de ver videos de redes sociales donde, no sé, fotógrafos medio de cuarta te enseñan a editar una foto diciendo, bueno, acá la saturación, ponela en 20, las sombras en 100, las luces en menos 100. Y claro, y todas las fotos terminan viéndose igual, una porquería.

Una porquería pseudo HDR, pseudo surrealismo absoluto. Y por qué funcionaría en todo tipo de fotos, en todo tipo de condiciones de luz, ¿en todo tipo de exposiciones? No lo hace, no funciona. Entonces, yo creo que el camino no es fácil. El camino es complicado, pero la mejor forma de encararlo es saber que el camino no es sencillo de recorrer.

Y que hay que usar lo que es la edición, lo que es este condimento para mejorar el resultado de algo que ya debería ser medianamente bueno. En edición podemos hacer un montón de cosas. Podemos hacer reencuadres que muchas veces no nos damos cuenta cuando tenemos la cámara en la mano. No nos damos cuenta que el encuadre que elegimos no es bueno. Y en edición sí, lo podemos corregir. Y capaz que sí. Podemos recortar, claro que sí. Podemos hacer recortes bien groseros, seguro. Ahora incluso podemos rellenar porque capaz el encuadre nos quedó y nos faltó un pedacito de costado.

Y bueno, tenemos un montón de herramientas que nos ayudan para eso. Pero desde la composición o desde el quitar distracciones o desde tratar el color o desde bueno, un montón de aspectos, podemos generar ambiente gracias a una buena edición. Pero lo más importante de todo es saber qué le falta. Si yo no sé qué le falta, si yo no sé qué quiero lograr, el resultado no va a ser bueno. Y saquemosnos de la cabeza esto de, bueno, la foto no me quedó bien, porque lo que fuera, el equipo no se hacerlo o lo que sea.

Pero bueno, le meto un montón de power en la edición y con eso ya zafo, ya la subo a Instagram y. ¿qué es lo que quiero? Y normalmente quiero que me explote el Instagram de Corazoncitos. Bueno, ese no es el camino. Para mí eso es todo lo que no hay que hacer. ¿Vos qué opinas? ¿Estoy errado? ¿Qué te pareció la comparación con la comida? ¿Es muy loca o la podemos aceptar? Decime. Mándame un mensajito. ¿Sabes que me puedes escribir? Podés meterte en mi web. Ahí me puedes contactar en javigonzalez.com.

También te invito, obvio, a que te sumes al canal de YouTube de Aprendo Fotografía. Y bueno, tenemos el canal de Telegram, que por mucho tiempo estuvo ahí medio sin movimiento. Pero bueno, también te puedes meter ahí, podés comentar y podés charlar. Y muchas veces de esas charlas salen cosas como esta, como este episodio.

Así que bueno, no sé qué te pareció, primer episodio de la octava temporada, algo oxidado, ya no me acordaba que el botoncito rojo era para darle grabar. Así que espero que salga bien, espero que se escuche bien, que te guste, que sigas suscripto, no sé, ¿seguirás suscripto a Aprendo Fotografía? Espero que sí. Bueno, listo, nos vemos en el próximo episodio. No sé, la semana que viene, capaz, puede ser. Sí, no perdamos las esperanzas.

Nos vemos. Chau.

Notas del programa:
¿TE GUSTÓ? COMPARTILO:
Scroll al inicio

Sumate!

Recibí en tu email todos los tips fotográficos, acceso a mis archivos RAW, descuentos exclusivos y más...

Protección de datos: La responsable de estos datos es Javier González. Finalidad: gestionar y enviar información de boletines y promociones a través de correo electrónico. Legitimación: consentimiento del interesado. Destinatarios: No se cederán a terceros salvo obligación legal. Derechos: Puedes ejercitar en cualquier momento tus derechos de acceso, rectificación, supresión, oposición y demás derechos legalmente establecidos a través del siguiente e-mail: contacto@javigonzalez.com. Info adicional: Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos aquí